Nos levantamos de la mesa

Home/Comunicados/Nos levantamos de la mesa

Nos levantamos de la mesa

A las mujeres que cuidan de sus territorios como a sus hijas y sus hijos
A las cuidadoras y los cuidadores de la Vida Digna, Sencilla y Solidaria.

Estamos bravas, nos sentimos cansadas, manoseadas por este Gobierno que no cumple con su palabra, con este Gobierno Nacional que nos falta al respeto y nos trata como personas de segunda, que nos trata como mendigas, este Gobierno Nacional que hace de la Paz un discurso, se le olvida que no hay Paz si no es capaz de cuidar de la Vida, si no pone la Vida de todos los seres por encima de los intereses transnacionales, Paz es que tengan profunda importancia cada una de las muertes de San Antonio hace un año, de las siguientes en Santa Rita, en Rosal, en Magui Payan, pero la vida de la gente que vivimos en comunidad no valen, tal parece que nuestras vidas son un riesgo muy alto y se cotizan bien en las bolsas de valores, entre menos vidas nuestras, son mayores las ganancias para los muy poquitos de aquí, y los muy poquitos afuera, en medio de los incumplimientos del Gobierno Nacional, nosotras que vinimos a él proponiendo acciones concretas, nos damos cuenta, que estas acciones no las quieren y que por eso entendemos que solo valemos muertas.

Gentes de todo el mundo, saben que en noviembre del año pasado mujeres negras, ancestralmente mineras del norte del Cauca, salimos a movilizarnos para compartir el camino que lleva al cuidado de la Vida y los Territorios Ancestrales. Salimos a caminar para contarles que la minería inconstitucional y la minería ilegal nos están dejando sin familia, arrancándonos las raíces, robándonos las posibilidades continuar viviendo donde nos enterraron el ombligo.

Saben también que caminado llegamos a Bogotá y que estuvimos en asamblea permanente en la Casa de la Giralda, que ahí estuvimos preguntando porque los intereses económicos están por encima de nuestros derechos, porque es mayor las proporción en inversión y protección a la iniciativa privada que a nuestras vidas.

Los incumplimientos son sistemáticos, y los acuerdos simples, ¿se acuerdan? Primero: Que se detuviera toda la minería ilegal e inconstitucional en el Cauca. No han salido las retroexcavadoras del Cauca, por el contrario, ahora ya han pasado a otras cuencas como las del rio Palo en Guachené, nos han dicho que tendremos que recurrir a la Corte si es que queremos que se suspendan los títulos concedidos sin consulta previa libre e informada. Segundo, que se cumplieran los acuerdos incumplido, de años anteriores, los acuerdos del Popayán- Incoder 2013, los de Santander de Quilichao del 7 de mayo del 2014 y los de la movilización de mujeres negras por el cuidado de la vida y los territorios ancestrales, entre ellos la implementación del auto 005 del 2009 de la Corte Constitucional, las comunidades entre el 21 y 23 de Enero construimos en asamblea en Santander de Quilichao la propuesta para su implementación, pero según el Gobierno para eso no hay presupuesto, para cuidar de la vida no hay recursos, ni voluntad política, para implementar la guerra en nuestros territorios sí.

Con el Plan de Atención Integral pasa lo mismo, construimos propuestas reuniéndonos con mucho esfuerzo, propuestas que no han sido leídas, ni respondidas por el gobierno, ese plan de Atención incluye la propuesta para estudiar desde un enfoque de derechos los daños socioculturales, socioeconómicos, causados por la minería del oro, nos mandan el mensaje de que tenemos que hacernos a la idea de acostumbrarnos a vivir con la preocupación de no saber cómo mitigar y reparar la intoxicación que causa el agua con mercurio y con cianuro, esa que hoy estamos bebiendo, con la que nos bañamos, con la que preparamos la comida y lavamos la ropa, de que tanto mercurio y cianuro circula ya por nuestras venas.

Sobre el Plan de Protección Integral, la respuesta es como en las anteriores, la falta de presupuesto, nos han llegado a decir, que nosotras y nosotros nos inventamos las amenazas.

No son cuatro meses de incumplimiento, son años y años de un deber atrasado que no se quiere adelantar, nos preguntamos ¿Por qué hay tanta resistencia a lo que proponemos? ¿Por qué la disposición y la voluntad de la que tanto se cacarea no se muestran en la realidad de nuestros territorios y nuestras vidas? es una realidad que ahora andamos a alertas y un poco si temerosas de nuestras hijas, de nuestros hijos, de nuestras madres, y nuestros padres, de nuestras hermanas y nuestros hermanos.

Desde la firma de los acuerdos reiterados, son seis reuniones que hemos hecho, dejando familia tirada, responsabilidades tiradas porque creemos en la palabra que comprometió el Ministro del Interior Fernando Cristo, los viceministros de Ministerio de Minas y del Ministerio de Medio Ambiente, Defensa y Viceministra del Interior para la Participación y los Derechos Humanos Carmen Inés Vásquez, que no cumple frente a la garantías de nuestros derechos como gente negra, pero si va a los Estados Unidos a hablar en el marco de la Década de los Afrodescendientes de hacer una campaña contra el racismo en Colombia. Nos preguntamos, ¿acaso no es racismo la desatención institucional del Estado frente a la violación sistemática de nuestros derechos cómo comunidades negras?

Estas reuniones convocadas y aplazadas de un día para otro, a las que el Gobierno llega sin preparación, sin contexto de la movilización y de sus los acuerdos, sin respuestas integrales a nuestras propuestas significa para nosotras falta de interés, de voluntad, nosotras hemos tenido que convocar a las partes garantes, al ministerio público para que haya garantías.

El Gobierno Nacional presenta como avances sus dilaciones, mientras tanto nuestra situación empeora; nosotras decimos que los avances, son vivir los cambios que nos permitan recuperar la vida en nuestros territorios. Y es por eso es que nos levantamos hastiadas de tanto manoseo, y solo volveremos a hablar cuando el Ministro del Interior, los viceministros de Medio Ambiente, Minas, Defensa, y la Fiscalía, que se comprometió a adelantar las investigaciones frente a las situaciones de violación de nuestros derechos, entre ellos las amenazas y el desplazamiento forzado, nos den respuesta de los cambios concretos frente a las garantías de nuestros derechos por los cuales nos movilizamos.

Así como a nosotras sabemos que este mismo trato irrespetuoso viene haciendo el gobierno con muchas gentes a lo largo y ancho de todo el territorio.

Los planes de este país, el futuro se hacen sin las comunidades negras, sin las comunidades indígenas, sin las comunidades campesinas, sin las comunidades de abajo. Pero, si nos usan como pretexto para hacer negocio a costa de mantenernos en la miseria.

Por eso, nos toca hacer a nosotras y nosotros el presente que queremos, y para eso debemos convocarnos y movilizarnos juntas y juntos, todas las organizaciones sindicales, estudiantiles, ambientales, de mujeres, comunidades indígenas, comunidades negras, comunidades campesinas, maestros, y toda la gente que cuida y ama la vida. Debemos construir la posibilidad de una Paz verdadera y eso solo es posible generando las transformaciones que permita una vida digna para todas y para todos, y eso pasa también por no permitir que sea la muerte el costo del sin control de la minería que parece intocable en este país.

EL TERRITORIO ES LA VIDA Y LA VIDA NO SE VENDE, SE AMA, SE DEFIENDE!

2017-03-18T18:10:56+00:00 abril 24th, 2015|Comunicados|0 Comments

Leave A Comment