Comunicado N° 9

Home/Comunicados/Comunicado N° 9

Comunicado N° 9

Hemos dado un paso importante, lo que sigue esta en manos del gobierno. Nuestro mensaje es claro, estamos cansadas de firmar papeles.

La Marcha de las mujeres Afrodescendientes del Norte del Cauca por la defensa de la vida y los territorios ancestrales, logramos ayer comprometer al gobierno nacional con acuerdos que buscan atender los diferentes problemas que la explotación minera ha llevado a nuestros territorios.

Después de veinticuatro días de marchar por varias ciudades hasta Bogotá, declararnos en asamblea permanente tomándonos las instalaciones del Ministerio del Interior, de ser declaradas amenaza nacional, y de sentar a la mesa a las autoridades nacionales y discutir por una semana, entre lenguajes y visiones opuestos, logramos que las diferentes autoridades del gobierno nacional se comprometieran a cumplir con una ruta ya trazada en Mayo cuando por lo menos 50 personas perdieron la vida en la mina de San Antonio, una ruta que tiene como propósito tratar la problemática minera en la región y proteger la vida, nuestros derechos y nuestros territorios, como abono al camino para alcanzar la paz.

Ayer, Jueves 11 de Diciembre, el Ministro del Interior Juan Fernando Cristo, la Viceministra para la Participación e Igualdad de Derechos Carmen Inés Vásquez, el Viceministro del Interior Carlos Ferro y el Viceministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Pablo Vieira, la Viceministra de Minas María Isabel Ulloa, Iván Mauricio Díaz del Ministerio de Defensa Nacional, junto con las instituciones, congresistas y organizaciones garantes, entre ellas la Defensoría del Pueblo a la cabeza de Patricia Luna y Todd Howland de Naciones Unidas, firmamos el acta que contiene los acuerdos alcanzados bajo el principio de buena fe y voluntad política establecidos como garantía el lunes 1 de diciembre, en las instalaciones del Ministerio del Interior en La Giralda. El primer acuerdo y sobre el cual tenemos en este momento toda nuestra atención, es la expulsión de la minería ilegal de nuestros territorios. Esta es una acción urgente e inmediata que nos servirá como medida para evaluar si hay verdadera voluntad política del gobierno para cumplir estos acuerdos o no.

Cuando decidimos marchar nuestros territorios estaban plagados de retroexcavadoras haciendo explotación del oro. Al llegar a Bogotá, algunos mineros entendieron el mensaje y salieron; otros, optimistas y seguros, escondieron las maquinas y esperaron. Pareciera que los mineros supieran que el gobierno no cumple sus compromisos, porque hoy esas y otras maquinas han regresado y continúan destruyendo el territorio, según han verificado misiones de monitoreo de la Red de Solidaridad Afrocolombiana (ACSN, siglas en inglés), y las amenazas sobre nuestras lideresas y lideres se han agravado. Si el Ministerio de Defensa no cumple con la agenda y las autoridades policiales no detienen esa actividad esta semana, sabremos que no se tiene verdadera voluntad política.

Nosotras creemos que el habernos sentado a discutir propuestas con el gobierno nacional ha sido un proceso constructivo de gran valor para la democracia y la paz de este país. La protección de nuestros territorios ancestrales es un principio de paz y buen vivir. El camino trazado con el gobierno es el principio de una ruta que las mujeres Negras del Norte del Cauca señalamos para vivir la paz en nuestros territorios. Sin territorios no hay paz, sin autonomía en nuestros territorios no estaremos en paz, sin el respeto y garantías para el ejercicio pleno de nuestros derechos colectivos estaremos siempre en condiciones de vulnerabilidad. Al marchar hasta Bogotá enunciamos ante las autoridades nacionales que estamos cansadas de no ser escuchadas y cansadas de firmar papeles. Del cumplimiento de la agenda trazada y acordada, depende un futuro en paz para las comunidades y las mujeres Negras del Norte del Cauca y del país.

Este proceso por lo tanto no ha terminado. Seguimos en Asamblea Permanente porque, como lo dijimos desde que la instalamos el 27 de Noviembre dentro del Ministerio del Interior, queremos ver resultados concretos. Los acuerdos establecidos tienen rutas y agendas de cumplimiento que nosotras y los organismos y personas garantes, así como la ciudadanía nacional e internacional, estaremos siguiendo paso a paso. De la misma manera que damos vida, y minuto a minuto la alimentamos para que crezca y se desarrolle, hemos dado vida a un proceso que alimentaremos minuto a minuto, que vigilaremos diligentes para asegurarnos que los frutos que esperamos se recojan a la mayor brevedad.

Somos un eslabón de la cadena, y la cadena no se rompe aquí!  La problemática minera es un cuestión de carácter nacional que trasciende el problema de retroexcavadoras sin permisos legales. La minería artesanal y de pequeña escala necesita tener garantías; el gobierno debe priorizar la protección de los derechos humanos y los derechos étnicos, por encima de los intereses económicos de las multinacionales y la locomotora minera y no al contrario. La Procuraduría debe establecer las responsabilidades disciplinarias y a quien le corresponda tomar las acciones judiciales contra los funcionarios locales, regionales y nacionales que estén tomando partida de la problemática minera ilegal en el Cauca. Estos son los compromisos firmados. Este es un precedente que tendrá repercusiones de carácter nacional, porque conocemos bien que el problema de la minería irresponsable es un problema de otras y otros colombianos, es un problema nacional.

Continuamos en asamblea permanente, construyendo alternativas de paz y democracia para el Norte del Cauca que sean un precedente para la paz y la democracia en Colombia.

Los territorios y la vida no se venden, se aman y se defienden

#EscuchenNuestrosPasos #MujeresNegrasCaminan #asambleapermanentenegra

2017-03-18T18:10:56+00:00 diciembre 12th, 2014|Comunicados|0 Comments

Leave A Comment